los-planes-del-alma

Los Planes del Alma

Los planes del alma: ¿alguna vez te han dicho que quizás fuiste tú el que planeó los principales acontecimientos y retos de tu vida, antes de encarnar en la Tierra? Lo cierto, es que cuanto más difícil sea el reto, más probabilidad hay de que sea así.

¿Y por qué tu alma haría una cosa así? Las razones pueden ser diversas y variadas. Pero todas llevan detrás una oportunidad para que el alma crezca y evolucione. Pero, ¿no es el alma ya perfecta?

Todas las almas son perfectas y eternas, pero tienen distinto grado de evolución. Para ir evolucionando, el alma tiene que vivir una serie de experiencias y aprendizajes. Unas serán buenas, y otras malas. Todas las atraerá ella, y debido a que existe el libre albedrío, el alma elegirá cómo experimentarlas.

Si lo hace basándose en el miedo generará karma, y si lo hace basándose en el amor, superará la lección de la forma más sabia posible. En la Tierra nosotros creamos las experiencias, y elegimos como vivirlas. Las atraemos, atendiendo a nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Con nuestro libre albedrío escogemos las oportunidades. Decidimos actuar o no. Todo es una elección.Antes de nacer realizamos contratos con las almas de nuestro grupo, que están en el mismo nivel de aprendizaje y crecimiento.

 

Grupos de almas

 

Los grupos de almas se suelen organizar por las lecciones y objetivos que tienen que atravesar. Las almas del mismo grupo suelen encarnar a la vez, una vida tras otra, intercambiando roles y aprendizajes para así lograr evolucionar espiritualmente todos juntos. 

Se programan acontecimientos que quizás sean trágicos y dolorosos, pero que encierran un propósito altruista, por el bien final de las demás almas y de ella misma. En la Tierra se nos hace muy difícil aceptar que esto sea así. Podemos pensar en los porqués, y quizás nunca lo sabremos. Pero siempre hay encerrada una intención de crecimiento y ayuda común.

Es posible que reconozcas a las almas con las que planificaste tu vida antes de tu nacer. Sus ojos quizás pueden encerrar la belleza de un alma que ya conocías, pero lo cierto es que cuando llegaste aquí, ya no recordaste nada de ella. El alma encarna en un cuerpo para experimentar todo lo que en su plano divino no puede hacer. Allí todo es luz, y no existe la oscuridad. Con lo cual, no pueden distinguir entre ambas. Aquí pueden aprender a hacerlo. Y esa es su lección más importante.

En un mundo lleno de sombras, pueden aprender a hacer brillar su propia luz e iluminar  a los demás, para que poco a poco vayan despertando.

 

Individualidad del alma

 

El alma en la Tierra encarna en un cuerpo, que tiene su propia personalidad y su libre albedrío. Por lo que puede aceptar o rechazar su misión, y depende en última instancia de ella. La mayoría de las veces los objetivos principales dentro de los planes del alma tienen que ver con la liberación del karma, de energías que se han quedado bloqueadas a lo largo del paso de las vidas, sólo pudiendo sanar esa energía a través del amor. Se trata de que el alma restablezca su nivel energético en la Tierra, a la vez que se realiza el aprendizaje.

Los dificultades que atraviesa un alma pueden ser de gran ayuda para el aprendizaje de otras almas involucradas, realizando así un acto de servicio, a la vez que equilibra su karma. Los planes del alma siempre cuentan con la intención de amar y recibir amor, incluso los que tienen los retos más difíciles, y el deseo de hacer del mundo un lugar mejor para vivir.

El propósito de tu alma

El alma encarna en la Tierra con una serie de propósitos o de planes. Todas las almas van a tener que experimentar los mismos aprendizajes, aunque no en las mismas vidas, y van a tener la posibilidad de ejercer sus virtudes o sus dones, que son propias de cada alma.

Los aprendizajes suelen ser dolorosos, ya que el alma consigue aprender cuando ha superado una serie de obstáculos previamente planificados antes de nacer, y en cambio, las virtudes o los dones suelen ser la experimentación de aquellos facetas del alma que le aportan felicidad y bienestar. 

El alma tiene libre albedrío, por lo que cumplir o no su propósito dependerá exclusivamente de ella. Cuando encarna existe una probabilidad alta de que se cumpla aquello que se planificó, pero no siempre es así. Si el alma alcanza un grado de evolución, o decide no experimentar algunas cosas, éstas quedan pendientes para otra vida posterior. Siempre se tiene la posibilidad de elección.

Nuestros guías, maestros y Seres de Luz nos facilitan nuestra existencia poniendo en nuestro camino a aquellas experiencias y oportunidades que nos ayuden a poder cumplir el propósito de vida que nuestro alma vino a realizar.

Los aprendizajes 

Los aprendizajes que el alma viene a experimentar aquí en la Tierra suelen ser: aprender a quererse a sí misma y a las demás almas que le rodean, aprender a perdonar a sí misma y a los demás, aprender a confiar en sí misma y en los demás, sin necesidad de tener la aprobación de los demás . Tener compasión por sí misma y por los demás. Liberar la ira, aprender a vivir sin juzgar, y muchos más aprendizajes, que el alma tendrá que ir superando vida tras vida. 

Hay ciertos aprendizajes que le pueden llevar muchísimas vidas, como el de aprender a perdonar. Muchas personas se quedan estancadas y bloqueadas en la energía del resentimiento, la rabia y el malestar, y no consiguen soltar esa pesada carga que al final sólo acaba fastidiándoles a ellas. 

Para superar estos aprendizajes casi siempre es necesario atravesar acontecimientos dolorosos que le lleven al alma a cambiar su camino y así su perspectiva de vida. Una vez que la persona responde a una situación  de una manera diferente de  como suele ser lo habitual en ella , habrá llevado el aprendizaje a su término y tomado consciencia del para qué de aquella enseñanza. 

Para realizar nuestros aprendizajes vamos a necesitar siempre la colaboración de otras almas. Por lo que el propósito de nuestra alma va a incluir a otras series de almas, que suelen formar parte de nuestro grupo de almas. Por ejemplo, para aprender a perdonar, vamos a necesitar a otra alma que se «sacrifique» e interprete su rol, para que logremos superar nuestro aprendizaje. Así que un amigo, algún miembro de nuestra familia, nuestro jefe, etc, interpretará el personaje al que debamos aprender a perdonar para liberar la energía que tendremos bloqueada de tantas vidas en las que no logramos llegar a experimentar el perdón verdadero.

Las almas se necesitan las unas a las otras para poder realizar su propósito o plan de vida.

Las virtudes o los dones

Las virtudes o los dones son los talentos que un alma trae consigo y que es el algo único de ella. El alma suele tener varias virtudes que irá descubriendo poco a poco con el paso de los años, y son aquellas actividades que la persona disfruta haciendo, y que suele hacer muy bien. Que solamente esa persona puede hacer. Todo el conjunto sus virtudes y dones le dan la especificidad al alma.

Son aquellas cosas que la persona disfruta haciendo y que hace muy bien. Puede ser dibujar, realizar un deporte que se le dé muy bien, el baile o la danza, el canto, saber actuar, etc. 

Es importante poder realizar los aprendizajes, como poder disfrutar de nuestras virtudes y dones.

Los Planes del Alma: ¿La información que está en los Registros y en el subconsciente, es la misma?

Muchos autores afirman que el subconsciente está conectado a la Consciencia Universal, y por ende, toda la información del alma está allí.

El alma cuando encarna trae consigo las emociones, conocimientos, miedos, culpas, etc, que quedaron sin resolver en experiencias anteriores, y que fueron responsables de una serie de conflictos. Un conflicto que nos está afectando en la vida actual, puede tener su origen en la memoria del alma.

La lectura de Registros Akásicos nos permite indagar en vidas pasadas para hallar el posible origen de un acontecimiento o reto difícil. Pero existen otras terapias alternativas que también son eficaces para ello, como lo es la Terapia Regresiva, que también explora el origen de los conflictos en otra temporalidad diferente a la actual, pero lo hace mediante una meditación dirigida. Todas las terapias que pueden trabajar en nuestro subconsciente están englobadas como Terapias del Alma.

La información acerca de los planes del alma se encuentran en los Registros Akásicos, y también en el subconsciente de la persona. Hay muchas terapias que se basan en limpiar o borrar programas, memorias o bloqueos que se encuentran en el subconsciente. De esta, y de las demás vidas que hemos podido transitar. Pero comunicarnos con el Akasha no es lo mismo que llegar a nuestro subconsciente. Hay muchos Seres de Luz que nos ayudan en nuestro camino espiritual, y es posible contactar con ellos a través de nuestros Registros. En el subconsciente está la información de todas las personalidades y retos que ha seguido nuestra alma, a lo largo de sus encarnaciones, y en los Registros, aparte de contener también dicha información, podemos conectar con aquellos Seres que se encuentran en otro plano distinto al nuestro, que te explicarán, aconsejarán y guiarán con todo su amor posible.

El descubrir los acontecimientos que experimentó el alma en una vida pasada, nos puede ayudar a desbloquear una energía atascada. Porque cuando vemos los sucesos bajo la perspectiva de los Registros, una energía sanadora nos invade. Tenemos una información mucho más amplia y concreta, y podemos llegar a encajar las piezas del puzzle que nos faltaban. Descubriendo así los planes del alma.

Estamos en una obra de teatro que es la vida, donde interpretamos personajes que la mayoría de las veces no nos gustan o satisfacen. Solemos tener un guión con agujeros por todos lados, una historia que contar que no acaba de convencernos, ya que así nos lo repetimos mentalmente todo el rato, siendo la mayor parte del tiempo una obra larga y aburrida.

Esto es así porque nos falta algo. Nos falta conocer que el director de semejante obra es nuestra alma, la cual nos observa y deja improvisar en la mayoría las escenas, salvo en las más importantes, que ya están previamente escritas. Es una obra que está escrita con la mejor intención y amor posible, pero que en el teatro donde nos toca interpretarla, se hace verdaderamente difícil realizarla con éxito.

Ésto ahora puede cambiar. Tú puedes convertirte en tu propio director porque existe el libre albedrío. Puedes hacer las paces con los demás actores y dedicarte a vivir la obra de tu vida.

2 Comentarios
  • Diego
    Posted at 19:56h, 31 mayo Responder

    Me parece un enfoque muy interesante del plan de nuestras almas. Gracias por compartirlo!0

  • Nav Charan
    Posted at 17:10h, 30 julio Responder

    Muchas gracias Diego. ¡Un saludo!

Publica un comentario